El Lejano Oeste Testo

Testo El Lejano Oeste

En un dos caballos
fuimos hacia Portugal.
Una mano por delante
y la otra por detrás.

Al pasar por Huelva,
por la sierra de El Rosal,
encontraste tú unas setas,
tú que eres catalán.

Y no eran venenosas, menos mal.
La frontera entonces era de verdad.

Fue en Semana Santa,
se rompió el acelerador.
Y esperamos a la grúa
junto a un sauce llorón.

Yo estudié en segundo
maquinarias y motores.
Lo arreglaste con alambre
y nos fuimos entre oles.

Por el vino tinto y la velocidad,
adelante, dije entonces, nunca más.

Campo, qué bonito el campo.
Vamos con los niños y con las mamás.

Atrás los señoritos,
las cornetas y tambores.
Vimos toros que mugían
a la muerte por las flores.
Ole ahí.

Peligro indefinido
advertía una señal.
Y qué arte la del ciervo
en su marco triangular.

Las mujeres pronto habían de llegar.
Forasteros siempre, qué dificultad.

Campo, qué bonito el campo.
Vamos con los niños y con las mamás.

Campo, qué bonito el campo.
Vamos un domingo, otra vez será.
Ole ahí.
Copia testo
  • Guarda il video di "El Lejano Oeste"
Questo sito web utilizza cookies di profilazione di terze parti per migliorare la tua navigazione. Chiudendo questo banner, scrollando la pagina acconsenti all'uso dei cookie.leggi di più