El Día De La Bestia Testo

Testo El Día De La Bestia

Amici, ecco i finalisti
Abre la puerta
que soy el diablo, que vengo con perras;
abre chiquilla,
las piernas que vengo a clavarte semillas.

Como cada día en el infierno me aburria
y me fui de bar en bar;
vi a la virgen Maria, cansada de ser virgen,
metida en un portal.
Si llega la policía no es pecado, vida mía,
ponerse a disparar,
guardé la artillería, es que me estoy haciendo viejo
y ya empiezo a razonar.

¡Como me vuelvas a tocar!
¡Alégrame el día, voy a merendar!
¡Como me vuelvas a decir!
¡que me quieres, claro, y yo también a ti!

El patio de mi casa es particular
cuando llueve se moja, como los demás.
El patio de mi casa está lleno de tios,
unos son malincuentes y otros asesinos.

¡Ey colega, ¿hacemos una banda?
-¿pa qué? - ¿pa qué va a ser?
pa hacer una matanza,
quiero ser carnicero con nuestros carceleros.

Ya llega el olor, meto la cabeza
y ya no hay más que hablar.
Ya llega el olor, meto la cabeza
y ya no hay más que hablar.

Me gustaría sonreír
pero no tengo tantas drogas hoy aquí.
Si me quieres arrodillar,
córtame las piernas y aún podré volar.

¡Eh tío que me tienes harto!
¡Que yo me como a dios por una pata!
¡Que tú no sabes con quién te juegas los cuartos!
¡Conmigo y tranquilo!
soy un hombre bueno en todos los sentidos.
Pero es que como cada día en el infierno me aburría
me vine a malear;
vi a la virgen Maria, cansada de ser virgen,
metiendo en un portal.
Si llega la policía no es pecado, vida mía,
ponerse a disparar,
saqué la artillería y me falló la puntería
y le metí al dueño del bar.

¡Como me vuelvas a tocar!
¡Alégrame el día, voy a merendar!
¡Como me vuelvas a decir!
¡que me quieres, claro, y yo también a ti!

El patio de mi casa es particular
cuando llueve se moja, como los demás.
El patio de mi casa está lleno de tios,
unos son malincuentes y otros asesinos.

¡Ey, colega, ¿hacemos una banda?
-¿pa qué? - ¿pa qué va a ser?
pa hacer una matanza,
quiero ser carnicero con nuestros carceleros.

Ya llega el olor, meto la cabeza
y ya no hay más que hablar.
Ya llega el olor, meto la cabeza
y ya no hay más que hablar.

Ya llega el olor, meto la cabeza
y ya no hay más que hablar.
Ya llega el olor, meto la cabeza
y ya no hay más que hablar.

Ya llega el olor, meto la cabeza
y ya no hay más que hablar.
Ya llega el olor, meto la cabeza
y ya no hay más que hablar.

Desde los cuatro puntos cardinales
me llegan todos los vientos
no sé lo que me pasa
que tengo todos los aires metidos en el cuerpo.